¿Cómo ser dentista?

¿Cómo ser dentista?

Un dentista, propiamente dicho un odontólogo, es un profesional de la salud que es responsable de la salud bucal del paciente.

En general, se puede decir que la odontología se ocupa del cuidado, prevención, diagnóstico y tratamiento de los dientes. De cualquier manera, debes tener en cuenta una variedad de trastornos que afectan a esta zona del cuerpo: desde simples caries hasta problemas en la mandíbula.

Por tanto, la odontología tiene muchas subespecialidades. ¿Ha pensado alguna vez en trabajar como dentista profesional? ¿Siempre te has preguntado qué busca el hombre de la bata blanca para hacerte ver las estrellas? A continuación abordamos las dudas más habituales en cuanto a la formación académica de los odontólogos.

En primer lugar, es necesario advertir sobre un fenómeno perjudicial para el paciente. Es decir, la odontología es una industria con mucha experiencia en el campo de la infiltración. Por ello, en cada visita de consulta, debemos asegurarnos de que nuestro dentista esté registrado y tenga las garantías necesarias.

¿Qué necesitas estudiar para convertirte en dentista?

¿Cómo ser dentista?

El Grado de Odontología es una carrera dividida en 5 cursos y 300 créditos ECTS.

Es importante distinguir entre titulados universitarios y titulados en formación profesional. De hecho, solo las personas con la carrera de odontología pueden ejercer como tal.

Sin embargo, estos profesionales tienen más probabilidades de trabajar con asistentes, que han cursado una FP de Grado superior en Higiene bucodental o una FP de Grado superior en Prótesis dentales.

¿Qué salidas profesionales tiene un dentista?

¿Qué salidas profesionales tiene un dentista?

El ámbito sanitario es uno de los que ofrece más posibilidades laborales, ya sea en el sector público o en el privado.

A diferencia de otros países europeos donde existe financiación pública para el tratamiento odontológico, en España, salvo algunos aspectos muy específicos, el paciente debe pagar el tratamiento del dentista.

Por ello, la principal y casi exclusiva oportunidad de carrera de los odontólogos en nuestro país es la práctica privada. Esto significa invertir en una clínica dental o intentar trabajar para otro dentista o empresa.

En los últimos años, el empleo de nuevos profesionales ha disminuido significativamente y se ha producido un desempleo real. Las salidas públicas (universidades, centros médicos, odontología militar, etc.) son actualmente muy limitadas, ya que no se convocan nuevas ubicaciones por motivos presupuestarios.

Al final, un pequeño número de recién graduados opta por emigrar a países vecinos (Reino Unido, Francia y Suiza) a pesar del camino cada vez más complejo debido a la saturación del mercado.

¿Cuánto gana un dentista en España?

Una de las incertidumbres que nos pueden rodear a la hora de elegir una carrera es el potencial salario y la odontología no es una excepción.

Si te preguntas cuál es el sueldo de un dentista en España, la respuesta es de media en torno a los 43.250 euros anuales. Como resultado, los dentistas ganan un salario mensual medio de 3.600 euros.

Sin embargo, no todos los dentistas cobran más de 43.000 euros anuales. Tenga en cuenta que los recién graduados que trabajan en clínicas de otras personas ganarán un salario de aproximadamente de 1000 € al mes. No obstante, si quieres saber cuánto cuesta un especialista y dentista experimentado, por ejemplo en ortodoncia e implantes dentales, puedes obtener un salario total de unos 64.800 euros anuales.

¿Cómo abrir una clínica dental para ejercer como dentista?

Una vez que haya completado su licenciatura o haya sido dentista durante algunos años, puede surgir una pregunta en su cabeza: ¿Qué pasa si abro mi propia clínica dental?

Si tiene un espíritu emprendedor, pero no sabe por dónde empezar, le recomendamos que lea este artículo sobre los pasos para establecer una clínica dental.

Beneficios de abrir una clínica dental para el dentista

La industria de la clínica dental es una industria muy competitiva, sin embargo, la demanda está aumentando, por lo que establecer una clínica dental puede ser una buena oportunidad de negocio rentable. Para ello será necesario trabajo y perseverancia, porque los resultados no serán inmediatos y tendrás que realizar una gran inversión inicial para poner en marcha el proyecto.

¿Cómo iniciar una clínica dental?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que este puede ser un proceso largo, con muchos factores en juego, desde las finanzas hasta las tareas de diseño, la dotación de personal y el marketing … Todo importa cuando se trata del éxito.

Puede parecer confuso al principio, pero te hemos proporcionado una guía a modo de hoja de ruta para que puedas planificar tu proyecto poco a poco y ponerte manos a la obra lo antes posible.

Elabora un plan de negocio

El plan de negocio marcará la línea que se debe seguir para alcanzar los objetivos marcados para la práctica odontológica. En otras palabras, ayudará al éxito de su práctica dental. Tómate el tiempo para pensar detenidamente todos los detalles: la forma jurídica que adoptarás, el presupuesto que tendrás, la investigación en profundidad de la competencia…
Cuanto más detallado sea el plan de negocios, más útil le resultará más adelante en el proceso de creación de una clínica dental.

Realizar todos los trámites administrativos

Esta es quizás la etapa más aburrida y tediosa de hacer. Por lo tanto, recomendamos iniciar estos procedimientos lo antes posible. No podrá configurar y administrar su propia clínica dental hasta que tenga todos los documentos y procedimientos necesarios. Para ello, es necesario registrar la clínica en el Colegio Profesional de Odontólogos y establecerse como empresa ante un notario y registrarse en el Registro Mercantil. De ese modo obtendrá CIF de las autoridades fiscales. Además, debe solicitar una licencia para operar en el respectivo ayuntamiento, un permiso de urbanismo y una licencia de funcionamiento de clínica dental del Ministerio de Salud.

Investigación de mercado

Tómese el tiempo para profundizar en el sector de la clínica dental. Cuando montes tu clínica dental y empieces a desarrollar tu proyecto, tendrás información muy valiosa para tomar la decisión correcta. Para comenzar, puede escanear el área donde desea abrir la clínica.

Dependiendo del vecindario o región, los precios de los locales variarán. Evalúe los pros y los contras de cada área y seleccione la opción más adecuada para sus objetivos y presupuesto. Una vez que haya elegido una ubicación, investigue a sus competidores potenciales: ¿Hay otras clínicas dentales en el área? ¿Qué servicios proporcionan? Y piense en cómo puede diferenciarse de ellos para hacerse un hueco en el mercado.

Diferenciarse por la especialización puede ser una buena estrategia: la ortodoncia, la odontología cosmética y los implantes dentales se encuentran entre los sectores que experimentan un mayor crecimiento de la demanda.

Finalmente, conozca a sus pacientes potenciales. Conocer a las personas que viven o pasan por el área con frecuencia puede indicarle qué perfil de cliente potencial tendrá su clínica dental. Conozca sus hábitos, los tratamientos más comunes y más. Le permitirá mejorar su oferta para atraer a más pacientes.

Comprar el equipamiento y mobiliario necesario para la clínica dental.

Una vez que el espacio de su clínica dental esté listo y calificado, siguiendo todas las pautas de higiene y seguridad necesarias, es el momento de tener todo lo que necesita. Elegir el equipo dental adecuado con el que trabajará será una parte esencial de la configuración de su clínica dental.

Elija productos y máquinas de alta calidad que cumplan con todos los requisitos de su consulta. Busque diseños duraderos y resistentes que ayuden a mantener un buen nivel de productividad. Por ejemplo, en el caso del sillón dental, que es una parte esencial e importante de tu clínica dental deberá elegir uno con un diseño ergonómico y elegante.

Además, también debes considerar electrodomésticos y artículos pequeños. Dependiendo de la distribución de su clínica y, por lo tanto, del número de salas de tratamiento que tenga, debe tener más o menos materiales para abastecer cada sala.

También recomendamos tener equipo adicional de sobra para que nunca se quede sin lo que necesita para trabajar. Para los muebles, recomendamos elegir muebles con buena capacidad de almacenamiento, sencillos y armoniosos con el diseño y la imagen de la clínica dental. Las líneas sencillas, en colores neutros y sin excesivos detalles aportarán orden, calma y limpieza a tu clínica.

Equipo informático y digitalización

La forma en que se manejan y gestionan los datos de los pacientes será confidencial y de acuerdo con los principios establecidos en la Ley de Protección de Datos. En este sentido, le recomendamos que, al configurar una clínica dental, considere la posibilidad de alquilar un software que le permitirá recopilar y almacenar de manera segura la información del paciente. Así como gestionar toda la información de su paciente. De igual forma, el escaneo también te será de gran utilidad en tu clínica para diversos procedimientos: por un lado, puede facilitar la comunicación con los laboratorios de implantes que fabrican las piezas, proporcionarles imágenes más detalladas y enviárselas rápidamente. Por otro lado, mejorará la experiencia del paciente, lo que aumentará la probabilidad de que recomiende sus servicios a otros.

Marketing Dental

Para que una clínica dental tenga éxito, especialmente en sus primeras etapas, es necesario invertir en un buen marketing. Es necesario definir el posicionamiento e imagen de la empresa, objetivos y estrategias online (web, blog, redes sociales) y offline de la forma más adecuada, de acuerdo con el público objetivo, el entorno y la competencia. No olvide medir los resultados, corregirlos o incluso aventurarse en una campaña más audaz.

Las referencias son importantes para esta práctica y el boca a boca es el canal más común al elegir un dentista y debe alentarse. También es valioso lograr una buena reputación digital, como alentar a los propios clientes a dejar comentarios en Google My Business o participar en canales sociales.

Errores comunes al Abrir una Clínica Dental

Lo guiaremos a través de los errores más comunes que debe evitar al comenzar su propio negocio de dentista.

¿Se puede abrir una clínica dental sin ser dentista?

Esto puede sorprender a mucha gente, pero la respuesta es sí.

Cualquiera puede abrir una clínica dental, siempre que sea un dentista el director médico: un requisito básico que no se debe olvidar.

¿Cuánto cuesta abrir una clínica dental?

Cuando uno piensa en iniciar una clínica dental, hay dos opciones:

Abrir una franquicia
Crea tu propia clínica.

Los precios pueden variar mucho según la elección.
Estadísticamente, la inversión para una franquicia ronda los 350.000 euros, mientras que abrir una clínica propia oscila entre los 150.000 y los 250.000 euros.

Los edificios, el equipamiento de la clínica, el mobiliario, la tecnología de la información y los procedimientos de apertura representan la mayor parte de la inversión.

Sin embargo, todos estos costos están sujetos a cambios dependiendo de la asignación presupuestaria.

¿Es la clínica dental un negocio?

Uno de los errores más comunes es no abordar la clínica como un negocio.
Las clínicas dentales son una de las industrias más competitivas y, por lo tanto, deben observarse las principales reglas comerciales.
Calidad sobre precio: Si bien lo primero que hacen muchas personas es considerar el costo de un tratamiento, lo cierto es que al final lo que más valoran los pacientes es la calidad.


Enfatice su valor único: como se mencionó anteriormente, en una industria tan competitiva, es esencial enseñar su valor único. Esto significa que distinguirte de los demás siempre es un punto a tu favor.
¿Cómo puedes hacer eso? A través de tratamientos avanzados, tecnología y atención al paciente …

Empatía con el paciente: Pensar en el paciente y en lo que busca es casi más importante que en lo que le das.
El trato humano y la confianza que crea es la clave del éxito.

La última tecnología: todos los días aparecen nuevos tratamientos y siempre están a la vanguardia de la tecnología. Por tanto, es importante estar al tanto de las últimas novedades.

No estar listo para el cambio constante

El espíritu empresarial implica darse cuenta de que los cambios son constantes y que, aunque dan miedo, son esenciales para el crecimiento.

Recuerde que cada vez más clínicas están creciendo hoy y están haciendo todo lo posible para atraer nuevos pacientes.

En este sentido, es importante correr riesgos y estar preparado para el cambio, porque solo porque hagas las cosas de una manera no significa que sea de la manera correcta.

Olvidar las pólizas del seguro

Este es sin duda uno de los errores más habituales si no se cuenta con el asesoramiento adecuado.

El seguro de clínica dental protege contra daños a su clínica y reclamaciones que pueda recibir de sus pacientes.

Sin seguro significa aceptar siniestros y reclamos por su propiedad.

Por otro lado, para protegerse frente a reclamaciones, es necesario cubrir la responsabilidad civil profesional derivada de la práctica médica.

Para hacer esto, las clínicas dentales a menudo compran un seguro de responsabilidad profesional, así como un seguro de comercio para cubrir los daños a la clínica.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Noticias relacionadas

Te puede interesar ... x

A %d blogueros les gusta esto: